Heidegger, lector de Evola

El último chamán y el Maestro secreto: una relación posible.

Desde hace un tiempo, también en Italia, el pensamiento de Heidegger está monopolizando la atención de los intelectuales políticamente correctos. El debate ha sido inaugurado por la publicación de los “Quaderni Neri” (Cuadernos Negros) del filósofo alemán por la editorial Bompiani, aunque el ensayo de Donatella Di Cesare, “Heidegger y los hebreos” (Bollati Boringhieri). Huelga decir que el éxito mediático de tal polémica teórica se ha limitado a estigmatizar la incorrección política del filósofo, considerado como el pensador más importante del pasado siglo XX.

Se contesta a Heidegger en dos asuntos: la asunción del rectorado de la Universidad de Friburgo en 1933, con la consecuente, aunque sea limitada en el tiempo, adhesión al partido nacionalsocialista y las afirmaciones contrarias a los hebreos de los Cuadernos Negros. Heidegger no es presentado como pensador sic et simpliciter nacionalsocialista, sino que es juzgado como “compañero de viaje” del hitlerismo y de sus crímenes. Nadie se aventura a concretar responsabilidades directas del filósofo de Friburgo, sino que le imputan su connivencia con el clima cultural de la época, preparatorio para el advenimiento de la dictadura y las persecuciones contra los hebreos.

Las polémicas han sido reavivadas en estos días con la publicación de un breve pero significativo manuscrito del filósofo desconocido hasta el momento, en un artículo firmado por Thomas Vasek, redactor jefe de la revista filosófica Hohe Luft, aparecido con el suplemento cultural de la Frankfurter Allgemeine Zeitung del 30 de diciembre pasado, bajo el título Ein spirituelles Umsturzprogramm (Un programa de subversión espiritual). En el escrito se lee cuanto sigue: “Cuando una raza ha perdido el contacto con aquello que tiene y que puede darle duración – con el mundo del Ser (das Seyns) – entonces los organismos colectivos formados por ella, independientemente de su grandeza y potencia, entran fatalmente en colapso en el mundo de la accidentalidad.” Se trata de una cita de la obra de Julius Evola, Revuelta contra el mundo moderno (1934), más concretamente de su edición alemana de 1935, cuya traducción fue realizada por el poeta Gottfried Benn.

El hecho, a fin de trazar la reconstrucción filológica de los recorridos de Heidegger y de Evola, es relevante: y hasta hoy, en la obra de Heidegger no se habían encontrado nunca citas evolianas, ni referencias explícitas respecto a las posiciones identificables con éste. Tras el hallazgo de Vasek una cosa se puede aseverar con certeza: Heidegger leyó a Evola, y esto lo confirma la posición del pensador italiano en el primer plano del panorama tradicionalista europeo. En los años Treinta la filosofía evoliana gozó de una vasta difusión por Europa y fue discutida en los ambientes intelectuales de la Revolución Conservadora. Benn escribió una crítica entusiasta de Revuelta contra el mundo moderno en la revista Die Literatur. Lo ha recordado Angelo Bolaffi en un artículo, Heidegger y Evola. Así imitó el filósofo al antisemita, aparecido el 4 de enero en La Repubblica. Bolaffi parece sostener la tesis de Vasek al apuntar que ambos pensadores leyeron la modernidad en términos negativos, caracterizándola desde la disolución espiritual y el atomismo social. Para ambos pensadores el triunfo de la racionalidad abstracta, de la razón calculadora y utilitarista, sería la causa de la decadencia de la civilización europea. Tanto para Vasek como para Bolaffi, el escrito inédito de Heidegger confirmaría la proximidad de su teoría del olvido del Ser en la idea de Tradición de Evola.

En este punto, en ambos artículos, se pasa de la discusión de la crítica a la modernidad, al antiseminismo: el racismo espiritualista de Evola sería sintónico del antisemitismo metafísico del pensador alemán. Heidegger, en la cultura alemana podría haber recuperado para este tema referentes de envergadura (Lutero docet), y no habría, ciertamente, debido incomodar a Evola. Más allá de esto, en el escrito inédito no se hace mención de temáticas antisemitas: Heidegger se refiere simplemente al olvido del ethos por parte de los pueblos, inducido por la decadencia moderna y el olvido de la Tradición.

De modo que parece que el manuscrito heideggeriano no había cumplido con los pasos advertidos en el debate sobre ambos autores, como ha sido sostenido por Adriano Scianca (Heidegger dà un altro dispiacere agli heideggeriani: leggeva anche Evola “Heidegger decepciona nuevamente a los heideggerianos: también leía a Evola” en Il primato nazionale del 5 de enero), en la medida que estos autores han tomado en consideración, de forma exclusiva, temáticas raciales, implicando éstas la condena y el rechazo. Sin embargo la voluntad de “comprensión” mostrada por Vasek y Bolaffi que, en otros casos, ha resultado totalmente ausente en el análisis de la posible relación entre ambos pensadores, que se ha visto “reducida” a los angostos límites del racismo.

12705181_10153542163753043_4488949442801244282_nEl antimodernismo propositivo que une a los dos filósofos ha sido sobrevalorado. ¿Quizás las citas malditas de los Cuadernos Negros no han sido suficientes para condenar a la dammatio memoriae de Heidegger? ¿Era necesario insistir en el tema e implicar a Evola en la polémica? A propósito del antiseminismo del alemán, queremos apuntar el juicio de Hans-Georg Gadamer, discípulo que se alejó del maestro “chamán” y que fue totalmente ajeno a las simpatías por el nacionalsocialismo. A la pregunta: “A menudo se ha dicho que Heidegger fue antisemita”, y respondió así: “…es una solemne tontería” (en A. Gnoli y F. Volpi, i filosofi e la vita, Bompiani, Milán, 2010, p.88). Por lo que respecta a Evola, la ausencia del racismo biológico y de “masas” de la Alemania hitleriana, o las polémicas repetidas en los enfrentamientos con Rosenberg, son notables desde hace tiempo. Como señaló Gian Franco Lami, la suya fue una vía de realización “meta-biológica”, que, superando el condicionamiento del “instinto”, se impulsaba sobre una línea ascendente capaz de superar el horizonte “natural”.

Consideramos que, en el mare magnum de la filosofía heideggeriana y evoliana, hay otras cuestiones en las que profundizar y debatir que, por su urgencia, no pueden ser eludidas ni postergadas.

Auspiciamos que el descubrimiento de este escrito inédito puede estimular otras investigaciones sobre las relaciones Heidegger-Evola, sobre el descubrimiento de rastros ya diferenciados. Stefano Zecchi, en el prefacio de Cavalcare la tigre, definió a Evola como “filósofo d la responsabilidad” en una época de disolución, revelando un límite exegético: el haber leído al filósofo del Ser cual existencialista.

Hoy sabemos que la ontología de Heidegger custodia otras verdades. Las intuyó Luisa Bonesio (Evola e la critica della modernità en http://www.est-ovest.it, 25 de septiembre de 1998) al sostener que “….el pensamiento…de Heidegger… se puede aproximar a la perspectiva de la Tradición, casi hasta representar una “traducción” filosófica y esotérica”. La centralidad especulativa de Evola ha sido sostenida por Franco Volpi en el escrito introductorio a los Ensayos del idealismo mágico, mientras que la “revalorización” del filósofo romano ha sido conducida en función de formas todavía más radicales, por Massimo Donà en la introducción a Fenomenología del Individuo absoluto y por Romano Gasparotti en aquella de El individuo y el devenir del mundo.

El filósofo del arte veneciano concluye el texto sosteniendo que ajustar cuentas con Evola ha llegado a ser “…de una urgencia que no puede ser pospuesta”. He aquí este eje exegético que acerca a Heidegger a Evola sine ira et studio, que deberá guiar la futura investigación, porque como ha sugerido Bonesio “es necesario saber que en el ocultarse de la Tradición, en su silenciamiento, se custodian como tales, sin ilusionarse con la posibilidad de reencontrar la transparencia de los símbolos”, la Tradición pensada como la semilla de un Nuevo Inicio.

Fuente: Centro Studi La Runa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s