Las desgracias nunca vienen solas, y los desgraciados tampoco

Hoy ha sido un día apasionante, por un lado tenemos la mala noticia, pues si no habían quedado satisfechos por el postureo de una diputada de podemos al llevar a su bebé al escaño del congreso de los diputados, hoy tuvimos a otro amante del postureo, pero esta vez, se cambia el propagandismo con la peligrosidad. Un torero -Francisco Rivera- publicó una fotografía de él con su hija en brazos mientras toreaba a una vaquilla.

Claro, no ha pasado nada, y todos los toreros a ponerse del lado de su “compañero de trabajo”, pero esta es la historia de siempre. Ahora se hinchan de orgullo y alaban esa acción. La historia de siempre, hasta que no pasa una desgracia, nadie se da cuenta de lo que pudo haber pasado. Si la vaquilla se hubiera envalentonado y hubiera atacado a este imprudente, y hubiera causado lesiones a su hija o incluso algún resultado peor, entonces, ¿quién iba a defender a este tipo? La respuesta es nadie. Y entonces, todo el mundo hablaría de la desgracia evidente. Pero si la sangre no llega al río, todos se creen graciosos o inmunes, y no sabría decir que creencia de esas dos puede tener peor resultado.

Y la noticia aún más mala es otro caso ingente de corrupción política en España, que además, se vuelve a dar en la Comunidad Valenciana. Más de 20 detenidos entre políticos y empresarios, además vinculados a las más altas esferas del Partido Popular en esa comunidad. Y los delitos -presuntos- por los que son investigados, ya son una clásica ristra en las investigaciones por corrupción en la política: Blanqueo de capitales, cohecho, prevaricación. Otra vez oímos las mismas acusaciones a otros políticos.

Corrupción políticaEn los últimos 8 años, la corrupción en los políticos parece ser un tema recurrente, ¿pero acaso la corrupción en la política ha sido una cosa del presente? Lo cierto es que no. Los gobiernos del presidente González (PSOE) y del presidente Aznar (PP), también estuvieron enormemente salpicados por tramas de corrupción. Parece ser que la corrupción es inherente a los políticos de este sistema político.

¿A qué puede deberse? Antes de buscar chivos expiatorios o culpar a otros, que es un vicio muy típico precisamente entre la clase política, la culpa de la corrupción es en primer lugar del que la realiza, que son los políticos de todos los partidos, y sus empresarios afines que encuentran en la actividad política un lugar donde hacer negocio. ¿Y quiénes son los otros culpables de esto? Los propios ciudadanos que lo han permitido o que directamente han colaborado en estas tramas.

Pero el problema se eleva aún más sobre las cabezas de justos y culpables, puesto que el marco político y social en que vivimos es el egoísmo. No hay más estrategia dominante que arramplar con lo máximo y correr a refugio. Si los políticos lo hacen, tienen a empresarios afines, y también tienen sus círculos de afines al partido político que sea, si esos tres actores se dedican al robo organizado del resto de ciudadanos, ¿cómo esperan que los ciudadanos no traten de engañar a la ley? Recuerden esa vieja filosofía de los pueblos, “de lo que se come se cría”. Si se come robo y engaño, se crían ladrones. Si aquellos que deberían representar ejemplos positivos, ejemplos de vida para el resto de ciudadanos, ¿se esperan que los ciudadanos sean honrados y los “jefes” mientras tanto sean “corruptos in extremis”?

En fin. Hoy ha sido otro día típico en la España que nos toca vivir. ¿Y qué podemos hacer en esta situación? Pues algo fácil, aunque cada vez se sepa hacer menos, y es pensar, debatir, tratar estos problemas en su globalidad, y al igual que los políticos traman para corromper, ¿por qué la sociedad española no puede tramar para construir en común? Estas bandas de ladrones han saqueado a todos los Españoles, no importa la región ni el partido, todos acaban en la lista de políticos corruptos. Se aprovechan de la situación que han creado: La estrategia dominante es robar. ¿Y por qué los españoles no van a poder cambiar esta trágica situación? Si se puede cambiar. El camino empieza en el ejemplo individual, después en el colectivo y finalmente en la organización política para quitar del poder a todas las bandas de ladrones políticos.

Diego de Luna.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s