Los libros del adoctrinamiento wahhabita

visita-del-rey-juan-carlos-a-arabia-saudi
Ante un público mayoritariamente masculino que cubría sus cabezas con turbantes y largas kefiyas rojas, el Rey Juan Carlos inaugura el Centro Cultural Islámico. Construido al borde de la M-30, en el barrio obrero de San Pascual, se hiergue gracias a un donativo superior a 2.000 millones de pesetas del rey saudita Fahd la mayor mezquita de Europa

A las tristes aulas de los niños que viven bajo el adoctrinamiento sanguinario del Estado Islámico o de países como Arabia Saudí nos sumergimos hoy. Y también nos preguntamos si Putin está ayudando a acabar con el genocidio religioso, y sobre todo si Occidente existe para defender la libertad, o si simplemente hemos vivido alienados todo este tiempo.

Hace escasas semanas se publicaron los libros de texto que se utilizarán para la educación de los niños que vivan bajo el yugo del Estado Islámico, una suerte de manual escolar del buen niño yihadista. En los panfletos escolares se enseña a los pupilos, por ejemplo, cómo asesinar cristianos o yazidíes.

Arabia Saudí exporta odio religioso: no es nada nuevo. El wahhabismo que allí se profesa, que no es sino una diferente nomenclatura para islamismo, es evidencia contundente de ello. Y de nuevo los libros de texto que utilizan los niños de aquel país contienen altas dosis de adoctrinamiento, intolerancia y de incitación al odio religioso. Desde varias fundaciones ya se ha denunciado la existencia en países wahhabitas de libros, maestros e imanes que promueven el asesinato de cristianos, judíos y otras minorías religiosas.

En este artículo simplemente pretendemos advertir al lector del peligro que supone el hecho de que Arabia Saudí exporte sus mezquitas, imanes y libros a muchos otros países musulmanes en África, Asia y Oriente Próximo. Cercano y clarividente ejemplo de nuestra denuncia es las actividades de recaudación en limosnas para financiar los viajes de los yihadistas residentes en la Península al Oriente Medio que se hace en la Mezquita sunita de la M-30, en el madrileño barrio de la Concepción; una mezquita wahhabita, construida y financiada por Arabia Saudita con el beneplácito del Rey Juan Carlos, un hombre que no tenía escrúpulo alguno en charlar y tomar tés con el Rey saudita Abdalá en el Centro Cultural Islámico de Madrid al mismo tiempo que el imán más radical de Castilla lanzaba soflamas islamistas desde el minbar de la mezquita.

Sin más, aquí dejamos el hiperenlace de los libros de texto que el Estado Islámico utiliza en sus madrazas: http://www.niqash.org/en/articles/society/5148/Extremists-Release-New-School-Textbooks-Curriculum-in-Mosul.htm?mkt_tok=3RkMMJWWfF9wsRokv6jLZKXonjHpfsX97uUpXKa%2BlMI%2F0ER3fOvrPUfGjI4DTcJnI%2BSLDwEYGJlv6SgFQ7DCMa9kw7gNXhA%3D.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s