Oficial: entre los agresores de Nochevieja había refugiados

Entre el millar de hombres que participaron en el robo y agresión sexual a mujeres durante la pasada Nochevieja en Colonia hubo refugiados de Irak, Afganistán y Siria, y la Policía se percató de ello al instante puesto que se realizaron controles de identificación. Por el momento, hay 31 sospechosos, todos ellos inmigrantes y de entre los cuales 18 son refugiados venidos a Europa en 2015, según el Gobierno.

Ese es el núcleo de la noticia que leerán en las páginas de Welt am Sonntag los defensores de la política de puertas abiertas de la canciller Ángela Merkel que como ella han hecho lo imposible para no criminalizar a los refugiados asociándoles a las agresiones de Colonia y que, ahora va saliendo a la luz, también ocurrieron en casi una veintena de ciudades de Alemania, además de en Austria, Suiza y Finlandia, dibujándose con ello un oscuro modus operandi.

Según reveló al citado diario el jefe del sindicato policial del estado de Renania del Norte-Westfalia, Arnold Pickert, la noche de fin de año se practicaron, más de 80 controles de identidad y hubo detenciones.

«Los colegas enviaron la documentación de identificación y registro a las Oficina Federal de Migración. Es seguro que había refugiados entre los agresores», afirmó Pickert.

El ministerio de Interior renano lamentablemente rehusó comentar esas aclaratorias informaciones y remitió las preguntas a la Policía de Colonia, que tampoco quiso pronunciarse al respecto.

Una fuente policial citada por Welt am Sonntag fue más explícita al señalar que «[…] sólo un pequeño número de los agresores eran norteafricanos. La mayoría de los controlados eran sirios».

A uno de ellos hace referencia al informe interno policial desvelado por Spiegel online, un individuo que, al ser detenido por los agentes, afirmó en tono altivo: «Soy sirio, me tenéis que tratar bien. La señora Merkel me ha invitado».

Según ese informe, otros atacantes rompieron supuestos permisos de residencia ante los agentes diciéndoles con chulería: «No podéis hacerme nada, mañana consigo otro».

El diario de Colonia, el Kölner Stadt-Anzeiger sostiene en su edición de hoy, citando igualmente fuentes policiales, que «la Jefatura de Policía ya sabía en Nochevieja que del centenar de personas a las que se pidió documentación, la mayoría eran hombres jóvenes refugiados de Siria, Irán y Afganistán».

La alcaldesa de Colonia, Henriette Reker, y el jefe de la Policia, Wolfgang Albers, ambos muy criticados por su pésima gestión de los hechos, han declarado hasta ahora que los asaltantes tenían aspecto de proceder del Norte de África y de países árabes, si bien «no existen indicios de que entre ellos haya refugiados», afirmaciones que la Policía ya ha desmentido.

Queda por tanto en el aire la pregunta de por qué la Jefatura de Policía y la alcaldesa ocultaron deliberadamente esa información y si con ello creían hacerle un favor a los refugiados o a Merkel. Y más aún: ¿por qué se nos ocultó a nosotros los ciudadanos?

Cabe recordar que el escándalo se ha levantado una semana después de que se produjeran las agresiones, algo que no encaja en un mundo globalizado donde «todo se sabe»; que la prensa del sistema no dijo palabra hasta que las noticias ardieron como la pólvora en las redes sociales. Ante esto surgen muchas otras pregunta: ¿quién está detrás de todo ello? ¿Qué intereses hay?

Desde Debate Prensa queremos animar al lector a descubrirlo por cuenta propia.

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s