Lo que el capitalismo silencia

Miles de violaciones y agresiones sexuales de esos “pacíficos refugiados” contra mujeres europeas. Alemania, Finlandia, Austria, Reino Unido… suma y sigue la aciaga cuenta. Mientras tanto, el feminismo que tanto llora para lo que quiere, ahora calla. Ni una palabra por las mujeres atacadas. Ahora no saben que decir. ¿Volverán con el cuento del patriarcado o eso sólo sirve contra los hombres europeos? De momento no dirán nada, y ya les adelanto que nada dirán, por las siguientes razones.

¿Qué es el feminismo? Ni más ni menos que otro brazo del capitalismo. Una ideología creada al calor de los países donde el capitalismo ha sentado sus raíces, como Reino Unido y sobre todo Estados Unidos de América. El feminismo ha servido para destruir las familias, para enfrentar a la población mediante las manipulaciones más ruines jamás habidas. El cuento del patriarcado ha servido de relato conductor. ¿Pero qué patriarcado puede existir cuando el feminismo ha conseguido la aprobación de leyes de género totalmente discriminatorias contra los hombres? Pues eso, más películas para no dormir, lo que lucha por la igualdad se llama igualdad, no lleva el nombre de un sexo.

1452194248_877547_1452196575_noticia_normal
Fuente de la imagen.

Ahora no dicen ni una palabra sobre estos ataques especialmente contra mujeres, pues estos pobrecitos refugiados también atacan y matan a hombres. Esperen, si, alguien dijo algo… la alcaldesa de Colonia aconseja a las mujeres que vistan recatadas y no se acerquen a desconocidos. Vaya por Dios, tantas décadas con la película de que los hombres y europeos son malvados por naturaleza y ahora las violan en masa pero no acusan a ninguno de esos atacantes de hombre malo. Ahora la culpa la tienen las mujeres europeas.

Así, ya tiene el capitalismo su sistema montado. Para los hombres europeos les aplican unos ataques, y para las mujeres europeas les aplican otros ataques. Y por supuesto, si alguien lo critica, rápidamente envían al comité “antirracista”, para soltar toda la sarta de tópicos al respecto: Que si racista, que si xenófobo, que si bla bla bla… Todo sea para encubrir las propias fechorías de sus amos, que para eso le pagan al lobby antirracista.

Y por si fuera poco, siempre estarán los capitalistas de verdad, ahora vestidos como honorables tecnócratas de la Unión Europea, que es de todo menos Europea, pues gestionan para beneficio exclusivo de las empresas a las que representan. Nos metieron el cuento de los refugiados, que eran sirios y que venían con sus familias. Resulta que la mayoría ni era sirio, ni venía con su familia, sino que eran hombres jóvenes. Es decir, que eran cobardes que huían de la guerra mientras miles de compatriotas luchan sin ceder ni un palmo de patria, o peor, son terroristas que en vistas de la inminente derrota en Siria e Iraq han huido de allí, porque quien lucha por dinero, no está dispuesto a morir por esa causa. O incluso aún peor, los mismos que llevaron terroristas a Libia (2011) y luego los trasladaron a Siria e Irak (2013-2014), ahora los estén trasladando a Europa para montarnos una guerra sin precedentes, como hicieron en los tres casos anteriores.

daesh

Por supuesto, es racista hablar mal de los refugiados. ¿Y saben por qué lo es? Porque se pone en entredicho los objetivos del capitalismo, y para ello no dudarán en desplegar todas sus palabras policía, junto con su policía regular y sus grupos de llorones o violentos subvencionados del “antirracismo”. El capitalismo está en plena faena de ingeniería social, y es cuando desplegará más violencia contra cualquiera que se oponga a sus designios, tanto en Europa como en cualquier parte del mundo. Ya lo vemos con Siria, un pueblo que no se rinde y las potencias capitalistas les lanzaron la mayor ofensiva de terroristas en toda la historia.

Ahora es un momento crucial. Estar con el pueblo, con el pueblo propio y con los pueblos que sufren los ataques del capitalismo y todas sus caretas creadas para formar este aparente caos. Todos los siervos del capitalismo están reunidos para lanzar el último y devastador ataque contra Europa. El desprecio contra la cultura Europea es más evidente (por si algunos no se habían dado cuenta), el asalto contra todos los europeos es todavía más evidente. El capitalismo odia los pueblos libres, odia los pueblos que aún se sienten como tal, y por eso usan el feminismo para enfrentar a las mujeres y los hombres y usan el antirracismo para crear endofobia, es decir, auto-odio de los europeos contra sí mismos. Las diferencias son un hecho, no un valor mejor o peor. Eso último lo añade el antirracismo que construye el capitalismo, para que esa doctrina contra todos los pueblos del mundo sea totalmente creída por los ingenuos europeos.

Es la hora de grandes problemas, el capitalismo quiere expandirse. Los fuegos de su industria no pueden pararse. Y no les importa en absoluto que millones de personas de todo el mundo sean lanzadas a esos fuegos pues su negocio es lo primero.

Ernesto Rodríguez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s