El patriotismo y Benito Pérez Galdós.

Un cuatro de enero de 1920 fallecía Benito Pérez Galdós, fabuloso escritor canario que vivió a caballo entre los siglos XIX y XX. Autor de obras tan significativas como Doña Perfecta, Miau y los Episodios Nacionales, nos legó joyas literarias como estas que dejamos a goce del lector:

«El sentimiento patrio no hace milagros sino cuando es una condensación colosal, una unidad sin discrepancias de ningún género, y por lo tanto una fuerza irresistible y superior a cuantos obstáculos pueden oponerle los recursos materiales, el genio militar y la muchedumbre de enemigos. El más poderoso genio de la guerra es la conciencia nacional, y la disciplina que da más cohesión el patriotismo»

«¿Vosotras sabéis lo que es España? Pues es nuestra tierra, nuestros hijos, los sepulcros de nuestros padres, nuestras casas, nuestros reyes, nuestros ejércitos, nuestra riqueza, nuestra historia, nuestra grandeza, nuestro nombre, nuestra religión»

El patriotismo de Galdós, que destaca constantemente en los Episodios Nacionales, lo llevó durante un tiempo a participar en la actividad política presidiendo la Conjunción Republicano-socialista, en 1911. Irrumpió en la política activa por medio de una carta el día 26 de abril de 1907, con estas palabras que reflejaban fielmente su vocación de intelectual comprometido: «Abandono los caminos llanos y me lanzo a la cuesta penosa, movido de un sentimiento que en nuestra edad miserable y feminil es considerado como una ridícula antigualla: el patriotismo, que parece que sacamos de los museos o de los archivos históricos como un arma vieja y enmohecida. Se equivocan, ese sentimiento soberano lo encontramos a todas las horas en el corazón del pueblo donde para bien nuestro existe y existirá siempre en toda su pujanza».

Benito_perez_galdos_y_perro_las_palmas_1890Benito Pérez Galdós y su perro en la finca familiar de Los Lirios –Monte Lentiscal–, durante su visita a Gran Canaria en 1894.

De su patriotismo  dejó constancia en su discurso pronunciado el día 9 de diciembre del año 1900, con ocasión del homenaje que le tributó un nutrido grupo de canarios en Madrid: «Habéis visto que ha llegado la hora de avivar en nuestras almas el amor a la patria chica para encender con él, en llamarada inextinguible, el amor de la grande. Aquí en la intimidad del patriotismo regional me permito asegurar que en nosotros vive y vivirá siempre el alma española. Nosotros los más distantes seamos los más próximos en el corazón de la patria».

En una época de penumbra intelectual y obscuridad moral como la nuestra, es necesario rescatar esta severa afirmación: «Así como de la noche nace el claro del día, de la opresión nace la libertad».

J. Álvarez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s